Parroquia San Fernando Zona Esmeralda 016


Evangelio Sábado 04 Mayo 2019 Parroquia San Fernando y Capilla del Señor de la Misericordia Zona Esmeralda

Evangelio Sábado 04 Mayo 2019
Zona Esmeralda

Lecturas del día:

Fiesta de los Santos Felipe y Santiago, apóstoles

Rojo [En la República Mexicana] MR. p.742 (729) / Lecc. I. p. 1018 [1015]

Otros santos: Florián de Lorch, mártir. Beato Juan Martín Moyé, presbítero de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y fundador.

El único dato que se conserva acerca de Santiago es que pertenecía al grupo de los doce apóstoles. Felipe, lo mismo que Pedro y Andrés, era oriunda de Betsaida y había sido discípulo de Juan el Bautista. En la última cena le dijo a Jesús: «Señor, muéstranos al Padre». El Señor le contestó: «Felipe, quien me ve a mí, ve también al Padre».

PRESÉNTANOS AL PADRE 
1 Cor 15, 1-8; Jn 14, 6-14

Este diálogo entre el Señor Jesús y Felipe muestra la maestría con que el evangelista maneja el recurso del malentendido. En estos casos, el interlocutor del Maestro hace una interpretación simplista de las palabras de Jesús, que da pie a una aclaración amplia del verdadero mensaje. Felipe quiere que Jesús manifieste la verdad sobre el Padre, dando a entender que no consigue apreciar la presencia del Padre en el Hijo. Eso es justamente lo que el Evangelio pretende destacar. Ver a Jesús es ver al Padre. El amor misericordioso del Padre se ha transparentado con gran nitidez en Jesús, Verbo encarnado. Por eso el prólogo del cuarto Evangelio así lo proclama: El Verbo se hizo hombre… y contemplamos su gloria de Hijo único del Padre, lleno de amor y fidelidad. Ese mismo amor es el que permite comprender el misterio del kerigma, condensado en el credo de la Carta a los corintios.

ANTÍFONA DE ENTRADA

Estos son los santos varones que Dios eligió con amor verdadero y les dio la gloria eterna. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que cada año nos alegras con la festividad de los santos apóstoles Felipe y Santiago, concédenos, por su intercesión, tener parte en la pasión y resurrección de tu Unigénito, para que merezcamos llegar a contemplarte eternamente. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Después se le apareció a Santiago y luego a todos los apóstoles

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 15,14

Hermanos: Les recuerdo el Evangelio que yo les pre-diqué y que ustedes aceptaron y en el cual están firmes. Este Evangelio los salvará, si lo cumplen tal y como yo lo prediqué. De otro modo, habrán creído en vano.
Les transmití, ante todo, lo que yo mismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, como dicen las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según estaba escrito; que se le apareció a Pedro y luego a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos reunidos, la mayoría de los cuales vive aún y otros ya murieron. Más tarde se le apareció a Santiago y luego a todos los apóstoles. Finalmente, se me apareció también a mí. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 18, 2-3.4-5

R/. El mensaje del Señor llega a toda la tierra. Aleluya.

Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día comunica su mensaje al otro día y una noche se lo transmite a la otra noche. R/.
Sin que pronuncien una palabra, sin que resuene su voz, a toda la tierra llega su sonido y su mensaje hasta el fin del mundo. R/.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 6. 9
R/. Aleluya, aleluya.

Yo soy el camino, la verdad y la vida, dice el Señor. Felipe, quien me ve a mí, ve al Padre. R/.

EVANGELIO

Tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen?

Del santo Evangelio según san Juan: 14, 6-14

En aquel tiempo, Jesús dijo a Tomás: «Yo soy el ca-mino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto». Le dijo Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta». Jesús le replicó: «Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ve a mí, ve al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras. Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre; y cualquier cosa que pidan en mi nombre, yo la haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Yo haré cualquier cosa que me pidan en mi nombre».
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos en esta festividad de tus santos apóstoles Felipe y Santiago, y concédenos vivir nuestra fe con un corazón puro y sincero. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o II de los Apóstoles. pp. 536-537 (532-533). 44

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Jn 14, 8-9

Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Felipe, el que me ha visto a mí, ha visto a mi Padre. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Purifica, Señor, nuestros corazones por este sacramento que acabamos de recibir, para que, contemplándote en tu Hijo, con los apóstoles Felipe y Santiago, merezcamos alcanzar la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 616 (610).