Evangelio Miércoles 12 de Junio 2019

Verde Feria MR, p.447 / Lecc. 11 p. 430

Otros santos: Onofre, anacoreta; Gaspar Bertoni, presbítero y fundador. Beato Lorenzo Salvi, presbítero de la Congregación de la Pasión.

APTOS PARA EL SERVICIO
2 Cor 3, 4-11; Mt 5, 17-19

Los mandamientos éticos presentes en la ley de Moisés, lo mismo que las exigencias a vivir conforme a la justicia que formulaban los profetas de Israel no son sencillos de realizar. Antes bien, sobrepasan con frecuencia nuestras capacidades humanas. Sin embargo, la experiencia de vida cristiana que nos comparte san Pablo nos resulta estimulante. Dios nos ha dado la aptitud, volviéndonos aptos para la vida según el Espíritu. Ahí radica la gran diferencia entre la antigua y la nueva alianza. Los contenidos y las exigencias son semejantes entre ambas. La diferencia radica en la presencia de la gracia de Dios operante en el corazón de los cristianos. La promesa del Espíritu fue justamente eso, un anuncio realizado por los profetas para los tiempos venideros. El cumplimiento de la promesa se verificó a partir de la resurrección de Cristo, que nos permitió recibir al Espíritu

ANTÍFONA DE ENTRADA Jr 29, 11. 12. 14

Yo tengo designios de paz, no de aflicción dice el Señor. Ustedes me invocarán y yo los escucharé y los libraré de la esclavitud donde quiera que se encuentren.

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Señor, Dios nuestro, alegrarnos siempre en tu servicio porque la profunda y verdadera alegría está en servirte siempre a ti, autor de todo bien. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Dios nos ha capacitado para que seamos servidores de una lianza nuera, basada no en la letra, sino en el Espíritu,

De la segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios: 3, 4-11

Hermanos: Cristo es quien me da esta seguridad ante Dios. No es que yo quiera atribuirme algo como propio, sino que mi capacidad viene de Dios, el cual me ha hecho servidor competente de una nueva alianza, basada no en la letra, sino en el Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.
Ahora bien, si aquel régimen de muerte, el de la ley grabada en tablas de piedra, se promulgó tan gloriosamente, que los israelitas no podían fijar la vista en el rostro de Moisés por su resplandor, aunque pasajero, ¿cuánto más glorioso no será el régimen del Espíritu?
Efectivamente, si el régimen de la condenación fue glorioso, con mucho mayor razón lo será el régimen de la salvación. Más aún, aquel esplendor ha sido eclipsado ya por esta gloria incomparable. Y si aquello que era pasajero, fue glorioso, ¿cuánto más glorioso no será lo permanente? Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 98, 5. 6-7. 8. 9 
R/. Santo es el Señor, nuestro Dios.

Alaben al Señor, a nuestro Dios, y póstrense a sus pies, pues el Señor es santo. R/.
Moisés y Aarón, entre sus sacerdotes, y Samuel, entre aquellos que lo honraban, clamaron al Señor y él los oyó. R/.
Desde la columna de nubes les hablaba y ellos oyeron sus preceptos y la ley que les dio. R/.
Señor, Dios nuestro, tú los escuchaste, Dios de perdón fuiste para ellos, aunque siempre castigabas sus faltas. R/.
Alaben al Señor, a nuestro Dios, póstrense ante su monte santo, pues santo es nuestro Dios. R/.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Sal 24, 4. 5
R/. Aleluya, aleluya.

Descúbrenos, Señor, tus caminos y guíanos con la verdad de tu doctrina. R/.

EVANGELIO

No he venido a abolir la ley, sino a darle plenitud

Del santo Evangelio según san Mateo: 5,17-19

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud. Yo les aseguro que antes se acabarán el cielo y la tierra, que deje de cumplirse hasta la más pequeña letra o coma de la ley.
Por lo tanto, el que quebrante uno de estos preceptos menores y enseñe eso a los hombres, será el menor en el Reino de los cielos; pero el que los cumpla y los enseñe, será grande en el Reino de los cielos». Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Concédenos, Señor, que estas ofrendas que ponemos bajo tu mirada, nos obtengan la gracia de vivir entregados a tu servicio y nos alcancen, en recompensa, la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 72, 28

Mi felicidad consiste en estar cerca de Dios y en poner sólo en él mis esperanzas.

O bien: Mc 11, 23-24

Cualquier cosa que pidan en la oración crean ustedes que ya se la han concedido, y la obtendrán, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Al recibir, Señor, el don de estos sagrados misterios, te suplicamos humildemente que lo que tu Hijo nos mandó celebrar en memoria suya, nos aproveche para crecer en nuestra caridad fraterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.