2do. Domingo de Adviento, celebración familiar

Entre nosotros está el enviado del Señor.

Ha resonado una voz en el desierto. Una voz que nos dice que debemos preparar el camino del Señor, para que todos veamos su salvación, es la voz del mismo “Juan el Bautista”, el profeta enviado por Dios como mensajero de la Buena Nueva. En este segundo domingo de Adviento, su voz llega a nosotros, tan real y cercana como en aquel tiempo llegó a los Israelitas, y esa es una invitación a enderezar nuestra vida, nuestros caminos, para que cuando el Señor llegue al fin a nosotros, nos encuentre vigilantes, esperando su salvación.

Y la propuesta a re-significar los símbolos navideños sigue en pie, ya que puede ser el primer paso para enderezar nuestros caminos y prepararnos adecuadamente para recibir “Misterio de la Navidad”. Por eso, en la primera parte de este tríptico, veremos el sentido y origen de las Posadas y de las Piñatas; después presentamos la Celebración Familiar de esta semana.

Las Posadas

adviento-1Nuestras tradicionales posadas, cristianas y alegres, que desgraciadamente se están perdiendo, no son otra cosa que la “Novena de la Navidad”, que se celebra durante los 9 días que preceden al nacimiento de Jesús (del 16 al 24 de diciembre).

Tuvieron sus principios en la Nueva España, con la venida de los misioneros franciscanos y agustinos. Se atribuye a Fray Diego de Soria (finales del siglo XVI) las primeras “jornadas” como se llamaban entonces en el Convento de Acolman, para recordar el camino de José y María, de Nazareth a Belén.  Esas celebraciones se llamaron también “fiestas de aguinaldo”, quizá por los pequeños regalos que se daban a los indios que participaban, pero luego prevaleció el nombre de “posadas”.

La celebración comienza con el rezo del Santo Rosario, se organiza luego la procesión para cantar las letanías a la Santísima Virgen; los asistentes forman dos filas, detrás de los Santos Peregrinos, llevados en andas por dos o cuatro niños por el jardín de la casa. Después de alternar el canto de petición de posada, los peregrinos son acogidos por parte de un grupo que se encuentra en el interior de la casa, quienes abren las puertas, significando, que así como abren las puertas de su hogar, también están abriendo las puertas de su corazón. Al ser recibidos los peregrinos siguen los alegres villancicos y se termina la fiesta rompiendo las piñatas y distribuyendo aguinaldos.

Las piñatas

adviento-2La palabra piñata viene del italiano “pignatta” que significa olla. La piñata original consistía en una olla de barro redonda, con siete picos adornados profusamente. Los primeros misioneros enseñaban a los indios el sentido que tenían las piñatas: la vasija redonda, significa el mundo, en donde están los siete cuernos o picos que representan los pecados capitales: soberbia, lujuria, gula, avaricia, envidia, ira y pereza. Estos pecados se disfrazan muy atractivos divertidos y en colores brillantes. El hombre que desea de verdad recibir a Jesús, y la vida con Dios, que Él nos ganó, debe romper con el pecado y lo falso que hay en su vida (piñata) para permitir que la gracia de Dios (relleno), le llene, inundándole de la verdadera felicidad, que necesariamente compartirá con sus semejantes. La persona vendada, encarna al creyente, que no ve lo que cree, pero sabe que está ahí; el garrote, representa la virtud de la fe, con la que logrará romper con el pecado, descubriendo la presencia de Dios y su voluntad en nuestra vida, llenándonos de sus dones.

Celebración Familiar

SALUDO (Presidente)
cruzDios quiso hacer de este mundo una casa para nosotros. Antes de ponernos en esta tierra, la preparó y dispuso todo a fin de que el hombre fuera feliz. Por eso, llenos de gratitud por este hermoso mundo que nos ha dado, lo invocamos llenos de alegría diciendo: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Todos: Amén

MONICIÓN (Cualquier miembro de la familia)
El Adviento, es un tiempo para preparar el camino del Señor. Dios ha establecido un camino hacia los hombres enviándonos a su Hijo; por amor a nosotros, Jesús tuvo el valor de amarnos haciéndose “niño”, en cuya fragilidad y pequeñez se esconde la fuerza y el poder de Dios. Preparar el sendero, es descubrir la grandeza de las cosas pequeñas, y hacer de ellas el medio para que Jesús haga de nuestro hogar su hogar.

ORACION (presidente)
cruzQue nuestras responsabilidades terrenas no nos impidan, Señor, prepararnos a la venida de tu Hijo, y que la sabiduría que viene del cielo, nos disponga a recibirlo y a participar de su propia vida. Por nuestro Señor Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Todos: Amén

En  este momento se enciende la segunda vela de la corona.

 

LITURGIA DE LA PALABRA (Cualquier miembro de la familia)

cruzLectura del Santo Evangelio según san Marcos
Éste es el principio del Evangelio de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.  En el libro del profeta Isaías está escrito : « He aquí que yo envío a mi mensajero delante de ti, a preparar tu camino. Voz del que clama en el desierto: “Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos.”» 

En cumplimiento de esto, apareció en el Desierto Juan el Bautista predicando un bautismo de conversión, para el perdón de los pecados.  A él acudían de toda la comarca de Judea y muchos habitantes de Jerusalén; reconocían sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán.

Juan usaba un vestido de pelo de camello, ceñido con un cinturón de cuero y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre.
Proclamaba: «Ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo, uno ante quien no merezco ni siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado con agua, pero él los bautizará con Espíritu Santo.»

Palabra del Señor
Todos: Gloria a ti, Señor Jesús

REFLEXIÓN (Presidente)
Si es Dios quien viene, ¿qué no haremos para recibirlo?

Para recibir a Jesús en Nochebuena, debemos realizar preparativos concretos, además de estas celebraciones semanales que estamos haciendo, cada uno debemos comprometernos a realizar un gesto concreto de ayuda, de aproximación, de afecto hacia alguien de la familia o de la comunidad: un anciano, un enfermo, una tía que vive sola, alguien que siempre tiene mal carácter, alguien del grupo, de clase, que no es comunicativo, algún conocido que la está pasando mal…

¿Qué podemos regalar a quien nos regaló la vida y se hizo pequeña criatura, a quién siendo Rey, se vistió con el más humilde de los ropajes y se desnudó en la cruz, como el peor de los delincuentes porque nos amó hasta el fin? A Jesús no le interesan los regalos materiales. Le interesa más bien que hayamos multiplicado, embellecido y realizado los dones maravillosos que el Padre nos entregó para nuestra realización y para nuestra salvación.

Salmo Responsorial (Cualquier miembro de la familia)
Ahora respondamos a esta Palabra de Dios alabándolo y agradeciéndole con la poesía de los salmos, diciendo: Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.

  • Cuando el Señor nos salvó de nuestros problemas, creíamos soñar; entonces no cesaba de reír nuestra boca, ni se cansaba entonces nuestra lengua de cantar. Todos: Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.
  • Todos con asombro decían: “¡Grandes cosas ha hecho por ellos el Señor!” Y estábamos alegres, pues ciertamente, ha hecho grandes cosas por nosotros el Señor. Todos: Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.
  • Como cambian los ríos la suerte del desierto, ahora cambia también contigo nuestra suerte, Señor; y entre gritos de júbilo cosechamos aquello que sembramos con dolor. Todos: Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.

PREPARACIÓN DEL NACIMIENTO (Presidente)
cruzEn este segundo domingo de adviento, una vez que hemos encontrado un lugar vacío donde poner el nacimiento, vamos ahora, a construir el paisaje, es decir, componer con nuestra imaginación la geografía del lugar donde va a nacer Jesús, disponiendo los caminos, las veredas, las montañas, los ríos, los lagos, los valles, las colinas, los pozos, los corrales, los estanques, las palmera, los árboles y todo aquello que queremos que adorne el paisaje de nuestro nacimiento. En medio de este paisaje debe destacarse un camino: el camino de nuestras vidas.

Dios nos pide enderezar el camino, es decir, quitar todas aquellos obstáculos que no permiten que él viva dentro de nuestro corazón. Nos pide preparar el paisaje y la geografía de nuestro corazón, quitando egoísmos, enemistades, desconfianzas, rencores, incomprensiones, agresiones, críticas, abusos, injusticias e irresponsabilidades. Tenemos el compromiso de preparar el camino en nuestros corazones y en nuestras vidas, para que Él pueda venir a vivir entre nosotros, una vez que hayamos hecho de nuestra casa, su casa.

Plegaria Coral (Todos juntos)
Señor en  nuestro caminar, surgen con frecuencia y de pronto, ciertos cruces. Diversos caminos con direcciones opuestas. ¿Qué hacer Señor?

Danos fuerza, para no pararnos, y aunque nuestros pasos sean cansinos; aunque demos dos para adelante y uno para atrás; aunque haya días que no demos ni un paso o los demos todos en sentido inverso, no pares nunca de animarnos. Danos luz para discernir la verdadera dirección a tomar, colocando los distintos caminos al trasluz del tuyo, y teniendo la certeza de que coincida con tu Evangelio, seguro ése es el que debemos seguir. Sabes también, Señor, que a veces el camino se desdibuja, hasta desaparecer, y a fuerza de andar errados, terminamos por hacernos otros caminos. Otros caminos que … ¡hasta creemos que son los verdaderos!, pero no lo son; porque son los “nuestros”, no el “tuyo”. En casos como éstos, acércate más todavía, un poco más a nosotros, Señor.

ORACIÓN UNIVERSAL (inicia el presidente y las peticiones pueden ser participadas por los demás)

El Señor Jesús está por venir, por eso, llenos de alegría y confianza lo invocamos diciendo: Ven Señor, no tardes más.

  • Te pedimos Señor que nos ayudes a quitar los obstáculos del egoísmo y el desamor, para que, cuando tú nazcas, encuentres en nuestros corazones una morada digna de ti. Todos: Ven Señor, no tardes más.
  • Que la esperanza de tu nacimiento nos haga renacer como familia mediante los lazos del amor, del perdón y la comprensión.  Todos: Ven Señor, no tardes más.
  • Ayudanos Señor, a vencer en nosotros el pecado, para que cuando vengas, sientas que nuestro corazón es tu casa. Todos: Ven Señor, no tardes más.

(presidente)

Ahora con el corazón animado por la esperanza dirijámonos a Dios como Padre, tal y como Jesús, su Hijo nos enseñó: PADRE NUESTRO…

ORACIÓN FINAL (Presidente)
Señor Dios y Pdre nuestro, que enviaste a Juan el Bautista a preparar el camino y la llegada de Jesús, concede a nuestra familia disponibilidad alegre de preparar la venida de tu Hijo, a fin de que encontrando dispuestos nuestros corazones, se quede a vivir en medio de nosotros. Por Jesucristo Nuestro Señor. Todos: Amén

BENDICIÓN FINAL (Presidente)
El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Todos: Amén

Foto por Joanna Kosinska on Unsplash