1er Domingo de Adviento, celebración familiar

La celebración familiar del primer domingo de Adviento.

Celebración Familiarcruz

SALUDO (Presidente)
En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
todos: AMEN.

MONICIÓN (presidente)
Empezamos el tiempo de Adviento, ya se vislumbra la Navidad, ¡Viene Dios!, revivimos la alegría, el amor, la esperanza, la solidaridad, el perdón y la paz. Con estos sentimientos, preparemos nuestro corazón, oremos con el deseo más profundo de nuestra existencia y anunciemos llenos de felicidad: ¡Viene Dios! ¡Jesús ya está a la puerta!

ORACIÓN Y SE ENCIENDE LA PRIMER VELA (Presidente)
cruzSeñor. despierta en nosotros el deseo de prepararnos a la venida de Cristo con la práctica de las obras de misericordia, especialmente esta semana te ofrecemos ( cada uno en silencio medita aquello que ofrecerá, y si así lo desea, de forma espontánea puede decirlo en voz alta) para que puestos a tu derecha el día del juicio, podamos entrar al Reino de los cielos. Por nuestro Señor Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos.               Todos: Amén

 

LITURGIA DE LA PALABRA (Cualquier miembro de la familia)cruz

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Habrá señales prodigiosas en el sol, en la luna y en las estrellas. Entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube, con gran poder y majestad. Cuando esas cosas comiencen a suceder, pongan atención y levanten la cabeza, por que se acerca la hora de su liberación. Estén alerta, para que los vicios y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos; porque caerá de repente como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra. Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Palabra del Señor.                     Todos. Gloria a ti Señor Jesús

REFLEXIÓN (Presidente)
¿Qué nos pide Dios en esta primera semana de adviento, mientras iniciamos nuestra preparación al nacimiento de su Hijo?
Que permanezcamos en vela. Cuando uno permanece en vela por algún enfermo, por alguna fiesta, está básicamente “atento” a cuanto sucede; del mismo modo, esta atención de la que nos habla el Evangelio, implica preparación interior recogimiento, examen de conciencia, reflexión sobre las cosas que en nuestra vida (conductas sentimientos, etc.) necesitan ser transformadas y, también nos pide, que esperemos activamente y con alegría, como se espera al ser amado, con ansiedad y con entrega. Meditemos durante esta semana qué cosas debemos mejorar, qué cambios necesita nuestra vida; a qué cosas debemos renunciar  para que Jesús pueda hallar nuestro corazón, en nuestra familia, un lugar apropiado, donde pueda manifestarse.

SALMO RESPONSORIAL (Cualquier miembro de la familia)
Descúbrenos, Señor, tus caminos
Todos: Descúbrenos, Señor, tus caminos

  • Descúbrenos Señor, tus caminos, guíanos con la verdad de tu doctrina. Tú que eres nuestro Dios y salvador y tenemos en ti nuestra esperanza. Todos: Descúbrenos, Señor, tus caminos.
  • Porque el Señor es recto y bondadoso, indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes y decubre a los pobres sus caminos. Todos: Descúbrenos, Señor, tus caminos.

PREPARACIÓN DEL NACIMIENTO (Presidente)cruz
En este día, en el que nos sentimos contentos por estar reunidos como familia en torno al Señor, hemos querido preparar su venida, buscando un lugar “vacío”; es un lugar donde toda vía no hay nada, pero en el que pronto, estará “todo”, porque ahí hemos pensado darle a Jesús, no solo un espacio de nuestra casa, sino que también le queremos ofrecer nuestro corazón. En aquél primer Adviento de hace dos mil años, falló la preparación del lugar. “no hubo para ellos lugar en el mesón”, nos dice San Lucas. Y como consecuencia “Vino a los suyos y los suyos le conocieron”. Eso es lo primeo que debemos evitar en este Adviento que iniciamos. Urge que preparemos un espacio y le ofrezcamos un tiempo para disfrutar su presencia.

ORACIÓN UNIVERSAL (El Presidente inicia y las peticiones pueden ser participadas por los demás)
En este tiempo de Adviento, Dios nos invita a renovar la “confianza”, por eso, confiados nos dirigimos a Él en oración diciendo:
Ven pronto Señor.

  • Enséñanos, Señor a comprender que lejos de ti vivimos vacíos y ayúdanos a sabernos llenar con el gozo de tu presencia. cruzTodos: Ven pronto Señor
  • Danos tu gracia para que, con nuestro amor y solicitud por los más necesitados, seamos signo de tu presencia para nuestros hermanos.  Todos: Ven pronto Señor.
  • Ayúdanos Señor, a fin de que como familia que somos, busquemos constantemente llenar nuestras vidas de tu amor y presencia. Todos: Ven pronto Señor.
  • Por nuestra familia, a fin de que en este tiempo de Adviento, crezcan en santidad, unión, comprensión, perdón y en servicio a los demás. Todos: Ven pronto Señor.

(Presidente)
Ahora todos juntos como familia oremos al Padre común con la oración que Jesús nos enseñó: PADRE NUESTRO …

ORACIÓN FINAL (Presidente)
cruzDios Padre eterno que hiciste nuestro corazón a tu medida, mira con misericordia el vacío que deja en el hombre el pecado, apiádate de la soledad en que vivimos cuando nos alejamos de ti, y concédenos la fe para reconocer en el misterio de la llegada de tu Hijo, ese amor tuyo que ha querido venir a llenar nuestros corazones y conducirnos a ti. Por Jesucristo Nuestro Señor
Todos: Amen

BENDICIÓN (Presidente)
Que el señor bendiga con su presencia a esta familia, nos guarde de todo mal y nos lleve a la v ida eterna.
Todos: Amen